Historia de Temascalcingo

La vida de los primeros pobladores de Temascalcingo se remonta a más de 10,000 años y está relacionada con el río Ndareje (Lerma). Cazadores y recolectores recorrían estos lugares.

En los barrancos y cuevas se han localizado yacimientos de fósiles de animales prehistóricos. Las pinturas halladas en Tzindo son uno de los testimonios más importantes de la región que nos proporciona una valiosa información sobre la vida de esos hombres. Las pinturas se localizan en tierras comunales de La Magdalena, en el paraje de Cruz Blanca.

Los más antiguos pobladores que fundaron Temascalcingo fueron mazahuas, esto es referido en la obra Doctrina y enseñanza en la lengua mazahua, de Nájera Yanguas y sus fundadores la llamaron Ñiñi Mbate, que en lengua mazahua significa "€œLugar del pequeño llano"€, también le llamaron Rabemzo, lo cual significa "€œLugar del primer hombre"€.

La palabra mazahua es de origen náhuatl, fue dada por los toltecas y significa "€œDueño de venados"€, de mazatl: ciervo o venado y axacahua: dueño. Los mazahuas se hacen llamar jñatjo, lo cual significa "€œLos que hablamos o existimos"€, el nombre más antiguo de este grupo. El pueblo mazahua abarcó desde épocas antiguas gran parte del actual Estado de México. Los otomíes son contemporáneos de los mazahuas dentro del municipio. La palabra otomí, según Jacques Soustelle, Carrasco y Jiménez Moreno, tomitl que significa "€œFlechador de pájaros"€. A la llegada de los españoles en 1519, todos los pueblos del altiplano que no eran nahuas estaban sometidos al imperio azteca.

El territorio de Mazahuacán se vio invadido por diversos grupos como: teotihuacanos, toltecas, chichimecas, tepanecas y aztecas. Los Anales de Cuauhtitlán dicen que durante el reinado de Moctezuma Xocoyotzin, Ocoyotzin era gobernador de la provincia de Mazahuacán y residía en Xocotitlán (1502-1519); más tarde los mazahuas y otomíes se unieron con los mexicas para defenderse de los invasores españoles.

Con gran fuerza moral y humana el pueblo defendió la capital que fue sometida por un capitán de Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval, después quedó integrado en el Marquesado del Valle de Oaxaca, Gonzalo de Sandoval recibió este valle, quien a su vez lo traspasó al conde Pignetelli.

Una vez consumada la conquista, Hernán Cortés repartió entre sus soldados el oro, los indios y la tierra, legalizada en las encomiendas. La encomienda de indios de Temascalcingo perteneció a Metepec y la recibió Francisco de Villegas del propio virrey de la Nueva España, Antonio de Mendoza y Ruiz por cédula real (1540).

El auge de las haciendas en Temascalcingo fue en el siglo XVIII, cuando aumentó la demanda de cereales tanto de las reales minas de Tlalpujahua y El Oro como la ciudad de México. En Temascalcingo se erigen las haciendas de Solís (la más grande en tierra y producción), La Huerta, Ixtapa, Guadalupe, Nejapa o San Agustín, Calderas, la de Tolimán o San Francisco, Quenicua, Ojo de Agua, Mateje, Juanacatlán, San Vicente, San Isidro, El Jacal y la hacienda del Batán.

Los misioneros franciscanos al parecer evangelizaron el valle de Toluca y Temascalcingo; se tienen noticias de que en 1535 se establecieron las primeras misiones religiosas y los primeros templos católicos. El encomendero Francisco de Villegas fue el primero en apoyar la evangelización por ello mandó construir ermitas. Temascalcingo pertenecía al convento de Metepec y se llamó San Miguel Temascalcingo, perteneció a la vez al arzobispado de México.

Según Julio Garduño Cervantes, con base en el Archivo General de la Nación, (Ramo de indios, vol. 7,exp. 138, f. 67), en 1616 el virrey autorizó que en San Juan Temascalcingo (cabecera) los naturales, regidores y mandones hicieran sus elecciones de gobernador libremente. De ese modo Temascalcingo se conformó de un gobernador de indios, alcaldes, regidores (se les llamaban oficiales de la república), un alguacil (o topil) y mayordomos, escribanos, alguaciles de doctrina, traductores, todos ellos formaban el ayuntamiento. Las elecciones se hacían del modo tradicional mazahua y otomí.

Se rebela en 1778 el alcalde Juan Vicente en contra del gobernador de este lugar, por la imposición, el maltrato y el despotismo que recibe el pueblo. El pueblo de San Miguel Temascalcingo estaba sujeto a las disposiciones, ordenanzas y leyes dictadas por la Corona Española.

Temascalcingo forma parte de la geografía donde se gestó el movimiento independentista; la opresión, los atropellos en contra de los pueblos indígenas, hizo reaccionar a los mazahuas y otomíes, reactivando el foxite (capacidad de autonomía para resolver sus problemas en forma conjunta y democrática) en el proceso de cambio, de resistencia y de lucha en contra del opresor. El científico alemán Alejandro de Humboldt atraviesa esta tierra rumbo a Valladolid por el Camino Real.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, el grito de libertad de Miguel Hidalgo sacudió la conciencia del pueblo que se levantó en armas para combatir al gobierno, la noticia se conoció en el municipio y fue apoyada. Ignacio López Rayón, originario de Tlalpujahua, se entrevista con Miguel Hidalgo el 23 de octubre en Maravatío y recibe el cargo de secretario de Hidalgo; este día se lanza un manifiesto, toma el Real de Tlalpujahua y organiza el paso del ejército insurgente. Después de Tepetongo, Hidalgo avanza hacia la hacienda de Solís. Después de la muerte de Hidalgo, el movimiento insurgente continuó su marcha dirigido por López Rayón y el cura José María Morelos y Pavón. Rayón consideró necesario un centro de gobierno que coordinara la insurgencia, instaló en Zitácuaro, el 21 de agosto de 1811, la Suprema Junta Nacional Americana, de la cual fue presidente y formaba parte el cura Morelos. Esta junta se instala en 1812 en Sultepec, de donde se emiten diversos nombramientos militares, entre ellos el de Victoriano Serrano, teniente coronel quien fue comisionado el 27 de febrero de 1812 para levantar gente en el partido de Temascalcingo.

El general Ignacio López Rayón tomó la hacienda de Solís como centro de operaciones y quedó bajo su administración haciendo que floreciera en cuanto a producción agrícola; desde ese lugar Rayón realizó varias acciones, visitó el fuerte de Ñado y recorrió la región de Huichapan entre otras. El fuerte Ñado fue un centro de operaciones del movimiento insurgente, este fuerte es de gran importancia al igual que el Campo del Gallo en Tlalpujahua. Dentro de las acciones de lucha armada en contra del gobierno español está la batalla de la hacienda de La Barranca, en Querétaro, el 8 de junio de 1814.

En Sultepec, la Junta Nacional Gubernativa nombra el 27 de febrero de 1813 a Ignacio Ortíz como capitán del escuadrón de dragones provinciales de Tlalpujahua; quien realizó varias acciones en este municipio. La causa insurgente en la región contó con el valor y heroísmo de las mujeres: Leona Vicario en Tlalpujahua y en Solís, también Rafaela Rayón. La guerilla insurgente mazahua y otomí de Temascalcingo formó parte del movimiento encabezado por Miguel Hidalgo, Ignacio López Rayón y sus hermanos, Rafael Polo, los Ruiz y demás.

En 1821, consumada la Independencia de México, Temascalcingo tenía como alcalde a Tomás María de Córdoba.El 2 de marzo de 1824 se erigió el Estado de México, siendo su primer gobernador constitucional el general Melchor Múzquiz. En Temascalcingo el alcalde era Gabriel Rocha. En 1825, el H. Congreso Constituyente del estado, por decreto 36, fijó las bases para su organización, autorizando a los prefectos el establecimiento del ayuntamiento. Según la relación formulada por disposiciones contenidas en el decreto del 16 de septiembre de 1825, incluida en la memoria que el gobernador Melchor Múzquiz rinde al Congreso el 15 de febrero de 1826, aparece en la prefectura de Toluca la cabecera del partido de Ixtlahuaca, al que pertenecen los ayuntamientos de Atlacomulco, San Felipe del Obraje, Temascalcingo y Temoaya. Se celebraron elecciones el domingo 18 de diciembre de 1825; 67 poblaciones del actual Estado de México se ratifican como ayuntamientos de acuerdo con el decreto anterior y entran en funciones el 1º de enero de 1826.

Durante la guerra de intervención norteamericana de 1847, en Temascalcingo había un campamento militar con una compañía dirigida por el capitán Manuel Garduño, originario del municipio, quien recibió instrucciones de Manuel Dorantes el 26 de mayo de 1847 para participar en la defensa de México.

Por otra parte, un comunicado de la Comandancia Militar de Subprefectura del partido de Ixtlahuaca menciona que un número inmenso de indígenas llegó a Temascalcingo el 11 de mayo de 1860, dispuesto a sublevarse y desatar las guerras de castas alentadas por los constitucionalistas. Aquel comunicado estaba firmado en Atlacomulco por Ignacio Valdez, comandante de la fuerza de Villa Ixtlahuaca, el 12 de mayo de 1860.

Con la Revolución de Ayutla en 1854, se inicia la insurrección que culminaría con la Guerra de Reforma; los liberales se levantaron contra Antonio López de Santa Ana; surge la Constitución Liberal promulgada el 5 de febrero de 1857 y de esa manera se sentaron las bases de la república y la separación de los bienes eclesiásticos. El bachiller Tomás Miranda, viejo insurgente originario de La Asunción de San José Malacatepec llegó a Temascalcingo en 1856 para hacerse cargo de la parroquia: En ese año se promulga la Ley de Lerdo, que restringe el derecho de las corporaciones religiosas; Miranda se enfrenta a diversas incursiones de los liberales.

Melchor Ocampo fue un liberal que perteneció a la brillante generación de la Reforma, colaborador del licenciado Benito Juárez; heredero de la hacienda de Pomoca y de Buenavista, esta hacienda que posteriormente pasó a manos de la familia Chaparro Ruiz de Temascalcingo. Realizó estudios científicos de la región: trabajos geográficos en 1839, estudios acerca del río Lerma donde menciona al municipio y donde describe la etimología de Temascalcingo. Melchor Ocampo, en su basta biblioteca, poseía un diccionario de la lengua mazahua del siglo XVII; el 30 de mayo fue hecho prisionero en la hacienda de Pomoca y el viernes 31 de mayo salieron de Maravatío pasando por la hacienda de Tepetongo y más tarde por el municipio de Temascalcingo. Murió a manos de los conservadores el 3 de junio de 1861 en Tepeji, en la hacienda de Caltengo.

En 1862, al iniciarse la intervención Francesa, los habitantes de Temascalcingo celebraron reuniones en la sala capitular del municipio para organizar y participar en defensa de la patria. Los de Ixtlahuaca formaron parte de la brigada del general Tomás O'Horan, entre ellos estaba gente de Temascalcingo. Se pusieron a las órdenes del general Ignacio Zaragoza y participaron en la Batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862; durante la invasión francesa se distingue el guerillero Nicolás Romero, originario de Nopala, el cual se presentó a las órdenes de Vicente Riva Palacio. En su retorno de Valladolid a Toluca por el Camino Real que atravesaba este municipio, en el paraje llamado Palo de la Raya, en octubre de 1864 se celebró una comida ofrecida por las autoridades de Michoacán y del Estado de México al emperador Maximiliano de Austria.

La desigualdad social y económica en el municipio se acentuó durante la época del Porfiriato. En 1889 visita el gobernador José Vicente Villada a Temascalcingo y se reúnen en la sala capitular del ayuntamiento, se trató el asunto del agua potable para la cabecera municipal, el gobernador ofrece su apoyo, impulsa la educación y se construyen edificios escolares, entre ellos el de Tepeolulco y la cabecera municipal. Siendo gobernador del estado el general José Vicente Villada, el Congreso Local, con fecha 13 de octubre de 1902 expidió el decreto número 50, erigiendo el Distrito Político, Judicial y Rentístico que se denominaba El Oro de Hidalgo, compuesto de la municipalidad de El Oro, Temascalcingo, Atlacomulco y Acambay.

El movimiento revolucionario de 1910 tuvo repercusión entre mineros y trabajadores de la hacienda de Solís donde surgieron partidarios de Francisco I. Madero, Emiliano Zapata y Francisco Villa. El 16 de enero de 1915, El Oro fue ocupado a sangre y fuego por el general Inocencio Quintanilla, entre ellos se encontraba el coronel José Rojas, originario de Temascalcingo, conoció a Zapata, luchó a su lado y presenció su muerte en Chinameca.

El coronel Gustavo Baz Prada, gobernó en el estado de México del 14 de diciembre de 1914 al 14 de octubre de 1915, orientó y explicó el sentido de la lucha revolucionaria (en Temascalcingo gobernó Eulalio López Garduño). Se inició el reparto de tierras; el 28 de junio de 1915 decretó que las aguas del Río Lerma beneficiaran también a los agricultores de la región.

La rebelión agraria de Temascalcingo destruyó la hacienda de Solís que manejó la economía y la vida social de Temascalcingo desde 1540 hasta 1940. El movimiento más significativo en Temascalcingo en el presente siglo es la lucha agraria: la reforma agraria de Lázaro Cárdenas revela un rasgo característico de la Revolución Mexicana: el interjuego multiforme de presiones desde abajo con mecanismos de movilización y control desde arriba, según Garduño Cervantes.

Durante el gobierno del licenciado Isidro Fabela, la cabecera municipal recibe el nombre de Temascalcingo de José María Velasco, mediante decreto firmado el 14 de julio de 1945. Luego la cabecera municipal es elevada a la categoría de villa, con el decreto del 5 de agosto de 1988, quedando con el nombre de villa de Temascalcingo de José María Velasco. Durante el gobierno de Alfredo del Mazo Vélez, Temascalcingo entra en una nueva etapa de desarrollo: se introduce la energía eléctrica el 5 de marzo de 1949. En la actualidad el 95% de la población cuenta con ese servicio.

En un programa de defensa ecológico se construyó el parque recreativo "€œJosé María Velasco"€, el cual fue inaugurado el 28 de septiembre de 1978, por el gobernador Jorge Jiménez Cantú y promovido por el Consejo Supremo Mazahua. Se declara reserva ecológica al cerro Altamirano y se protege a la mariposa monarca con el decreto del 9 de octubre de 1986. Se crea la Comisión Coordinadora para la Recuperación Ecológica de la Cuenca del Río Lerma el 16 de agosto de 1990. El 22 de diciembre de 1974 se conforma en esta cabecera el movimiento indígena mazahua por la reivindicación de los derechos, autonomía y cultura mazahua.

El movimiento religioso por la defensa del edificio y terrenos del ex Seminario Conciliar, patrimonio del pueblo (1984). En 1996 de septiembre a noviembre surge el periódico Temazcalli, se desarrolla un movimiento social por la democracia y la defensa del patrimonio cultural, por el patronato de la Casa de Cultura "José María Velasco", las pinturas rupestres de Tzindo (descubiertas en 1983), la defensa del puente de fierro, donde interviene finalmente el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1998.

Arriba

Idioma

Temascalcingo es una población del estado de México de origen náhuatl, con una diversidad cultural entre mazahuas y otomís asentados entre las montañas y riveras del rio Lerma.

Las dos lenguas maternas de este municipio son la mazahua y la otomí el cual aún prevalecen.

La lengua mazahua, está reconocida como la lengua nacional en México con la misma valides del idioma español, es una lengua otonal de tono alto o bajo y descendiente en cualquier silaba excepto en la última, esta lengua es hablada en el centro de México, sus hablantes denominan a la lengua con el nombre de JÑATIO, con la que también se designan las etnias mazahuas, derivadas del náhuatl que significa tata pantejé (papa venado).

En el municipio de Temascalcingo las comunidades asentadas al sur del municipio que hablan la lengua materna del mazahua son: San Francisco Tepeolulco, Santa Ana Yenshu, La Mesa de Santa Ana, San Juanico, Santa María Canchesda, Santiago Coachochitlan, Bombaro, Boshesda, Mesa de Santiago, Pastores, San Pedro el alto, Maro y El Barrio del Puente.

Los pueblos mazahuas son los más numerosos en el estado de México y Michoacán siendo el norte del estado de México el más representativo, como es San Felipe del progreso, Ixtlahuaca y Temascalcingo.

Por otra parte, los otomís se asentaron en las faldas de las montañas en la zona norte del rio Lerma del municipio de Temascalcingo la lengua otomí es la séptima lengua indígena más hablada en México, es una lengua mesoamericana y muestra distintos rasgos característicos del área lingüística mesoamericana.

En Temascalcingo las comunidades que habla la lengua otomí son: Maro, Las Magdalenas (Cruz Blanca, La Colonia, Bosha, Centro, San Isidro, Palma,) y Ahuacatitlan.

Arriba

Idiosincrasia

El patrimonio cultural, gastronómico e histórico, así como las costumbres y tradiciones que distinguen a un pueblo de otros son un elemento importante que contribuye a forjar una identidad propia. Esta diferenciación viene marcada por factores geográficos, climáticos o culturales. Este patrimonio está inserto dentro de la herencia cultural que se transmite de generación en generación y es recreada por padres e hijos y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia arraigando en ellos un sentimiento de identidad y continuidad.

José María Velasco fue un pintor paisajista nacido en Temascalcingo, su importancia radica en haber realizado el paisaje de la idiosincrasia mexicana una obra de arte, un objeto de sumo valor estético y trascendencia. Este hombre no considero su entorno como algo trascendente, y dedico gran parte de su vida a capturar sobre un lienzo su mundo a detalle para la posteridad, una infinidad de formas del paisaje de un reciente México independiente y que ahora solo podemos observar en sus obras.

Arriba

Artesanias

El arte popular es la manifestación de la cultura y de la identidad municipal. Dentro de estas actividades, destacan los textiles mazahuas hechos en telares de cintura, el quetzquemetl, las fajas con bellos bordados y diseños de gran colorido.

Los pueblos otomís se caracterizan por sus tradiciones culturales artísticas como es la danza la pintura y sus textiles, destacan en la agricultura, la pesca y la elaboración de artesanías de las cortezas y troncos de árboles y maguey.

Además Temascalcingo se caracteriza por su producción alfarera de gran importancia en la economía, como son: la elaboración de artesanías de clase mundial en los talleres ubicados en la comunidad de Santa María Canchesdá donde se elaboran piezas de cerámica de alta temperatura, y en Santiago Coachochitlán la elaboración de piezas de barro como son ollas para piñata, macetas, cazuelas entre otros.

Barro

Debido a la consistencia y la variedad de tierra que se caracteriza en el municipio de Temascalcingo la alfarería es uno de los productos comerciales más sobresalientes de este municipio, desde antaño se produce una gran variedad de artesanías realizadas en barro consideradas de alta calidad y consistencia, debido a las arcillas de los bancos de barro del lugar, tomando en cuenta la elaboración que va desde la preparación, el cocimiento y el terminado final, pues hoy en día la mayor parte de estos productos están libres de plomo debido a que la mayoría se utilizan para el uso exclusivo de la cocina tradicional mexicana, como son las cazuelas, hoyas, jarros, barriles, cantaros, entre otros productos.

Debido a la producción de alfarería en la zona mazahua de Temascalcingo, la comunidad de Santiago Coachochitlan es considerada la capital mundial de la hoya de barro de piñata, la cual se inicia a exportar a partir del mes de mayo hasta el mes de diciembre a diferentes estados de México y distintos países.

Otro de los productos elaborados que han trascendido en la venta comercial, son las macetas de barro en sus diferentes tamaños, que van desde las decorativas hasta las gigantescas macetas para plantas o arboles de ornato.

Barro decorado

Cantera

Ceramica

Hojas de Maíz

Madera

Mimbre

Viejos de corpus

Arriba

Gastronomia

En Temascalcingo, la cocina tradicional es una muestra de ser un potencial atractivo turístico, centrado en la degustación de platillos, dulces y bebidas típicas como el sharape y xende cho, que se ofrecen durante la danza de los xitas corpus que es una tradición ancestral dela época de las haciendas y que se lleva acabo anualmente en este municipio el jueves de Corpus Cristi.

Las etnias que actualmente habitan los pueblos de Temascalcingo son Mazahua y Otomí, que están bien definidas por sus costumbres, tradiciones y vestimenta, en cuanto a su gastronomía las principales fuentes de alimentación para su autoconsumo producen maíz, frijol, calabaza, jitomate y habas entre otros, complementados con productos de origen animal como vacas, cerdos, borregos y aves de corral. Con el cultivo del maíz preparan alimentos como atole, tamales, tortillas que acompañan con frijoles y chile.

Temascalcingo tiene una gran variedad en platillos y bebidas típicas de la región, algunos de ellos con raíces prehispánicas. Entre los platillos típicos se encuentran la barbacoa de borrego, mole verde y rojo de guajolote, huitlacoche, quelites, longaniza a la mexicana en penca de nopal, pollo en chirrión y anclas de rana entre otros.

La comida suele ir acompañada de bebidas como el atole. La puscua que es una bebida de maíz y el pulque de distintos sabores.

Las mujeres ofrecen a sus familias tortillas que se utilizan como cuchara para consumir la comida y bebidas como pulque, cerveza o refresco.

Arriba

Musica y Danza

Temascalcingo considerado la cuna de la cultura por los grandes artistas nacidos en este municipio, así como la diversidad de tradiciones, usos y costumbres no podría faltar la música tradicional del lugar en sus diferentes manifestaciones.

Considerado la música del tambor y el violín entre las más sobresalientes en las danzas, fiestas patronales, ritos y ceremonias, tomando como ejemplo las bodas Mazahuas y Otomís que van desde el pedimento hasta el acompañamiento de los novios y la realización de la fiesta del casamiento, otro ejemplo es la tradicional fiesta de corpus que esos acompañamientos van con los tradicionales sones con música de tambor y violín que marcan la entrada, el pedimento del permiso, la fiesta del toro o la toreada, y la despedida.

De igual manera destaca la tradicional danza de pastoras y otomís que en durante las fiestas patronales el acompañamiento de su canto en su dialecto de la lengua materna va acompañado también al son del tambor, el violín, la guitarra, el acordeón y los cascabeles.

Algo que también debemos recalcar es que durante la cuaresma y semana santa podemos escuchar otro estilo de tonos musicales acompañados de diferentes sonidos durante la participación de la hermandad de cofradía de penitentes o hermandad de crucíferos que durante el recorrido y viacrucis se escucha el lastimero sonido del retoque del tambor y las notas resonantes de la flauta de carrizo acompañadas del crujir del arrastre de las pesadas cruces que van golpeando con las piedras y todo lo que encuentre en su camino.

Debido al talento sobresalen personajes que pueden dominar y tocar variedad de instrumentos musicales que va desde interpretar la música con hojas de capulín, las jícaras, guajes, conchas, huesos de fraile, caracoles hasta la guitarra el violín, percusiones o tambores, el arpa, trompeta, piano, entre otros instrumentos que los van llevando tiempo más tarde a formar grupos de música original y tradicional de lugar hasta grupos musicales en sus diferentes modalidades, norteños, gruperos, rockeros o heavy metal hasta considerar a Temascalcingo la tierra del mariachi del norte del estado de México.

Uno de los atractivos más importantes es su patrimonio intangible en donde se puede apreciar el sincretismo entre el cristianismo y las culturas ancestrales indígenas.

Cuenta con danzas de distintos tipos incluyendo: danzas de pastoras mazahuas, danzas otomís, danza de los viejos de corpus y danzas de romanos, macheteros, chimalli y concheros

Arriba

Fiestas y Tradiciones

Viejos de Corpus (Xita Corpu)

Dentro de las ceremonias más antiguas, está la de la fertilidad, ceremonia de la invocación a la lluvia se reúne el grupo de cargueros para decidir que van hacer el jueves de corpus para tomar  acuerdos  (la compra de cohetes, la recolección de flores, la invitación a los hombres del pueblo para que participen en la cuadrilla de los Xitas “Viejos de Corpus” con los que representan al más viejo y a la más vieja con trajes y máscaras elaborados a mano por ellos mismos con el ixtle del maguey, quienes bailan y gritan para invocar la lluvia y la fertilidad.

Vestimenta Típica de Corpus

Celebración de Corpus

La hermandad de Cruciferos

Tradición sevillana de Zamora España traído por el padre Luciano Martínez en el año 1875 con el motivo de evangelizar el municipio de Temascalcingo, llama cofradía de crucífero, penitentes hermandad crucíferos, cuyo objetivo es realizar la penitencia durante la cuaresma y la semana mayor.

Las prendas son, una túnica de manta de color blanco cubriendo la cara con un paño o matilla para ocultar la identidad, a la cintura llevan una disciplina (cordón franciscano) de tres nudos, así como en las manos para flagelarse, caminan descalzos y cargan cruces de madera de acuerdo al peso que va desde los 120 kg que es el peso de las cruces reinas.

Para pertenecer se requieren únicamente hombres, ya que las mujeres se encargan de acompañar en la procesión a las imágenes como María Magdalena, la virgen de los dolores.

La imagen del señor del santo entierro, que se crucifica el viernes santo pertenece al barro del calvario y es llevado durante la procesión del silencio se lleva y se deposita en su urna hasta el domingo de resurrección.

Cada uno de los penitentes es asistido por otra persona. Los crucíferos van vestidos de blanco, y sus mantas están bendecidas por el padre de la parroquia de Temascalcingo quien los bendice cada año. Cubren su rostro con una manta de cielo blanca para no ser reconocidos mientras cargan pesadas cruces, algunas de ellas de tres a cinco metros de largo y con un peso de más de 200kg. Deben ir en silencio absoluto, el trayecto total que realizan es de casi 3 kilómetros, se inicia con una procesión que recorre todas las calles que circundan a la parroquia. Iniciando el miércoles de ceniza y todos los viernes de cuaresma culminando el viernes santo.

La actual música mazahua y otomí, conserva elementos de origen prehispánico y se interpreta con flautas, tambores, tamborcillos, cascabeles y sonajas a los que se han agregado otros de tipo occidental como el violín. Con esta música se acompañan a diversas danzas como la de boximo, o chimalli, los macheteros, las pastoras, la de los arcos o los romanos y los concheros. La música se manifiesta en las festividades en honor al Señor de la Coronación, el jueves de Corpus y los ritos al Rio Lerma.

Vestimenta Típica de los Cruciferos

La hermandad de Cruciferos

Señor de la Coronación

Las fiestas religiosas de Temascalcingo conservan elementos de la antigua religión mazahua y otomí que se fusionaron con la católica así como algunas formas propias adquiridas de la época colonial.

La fiesta patronal se lleva acabo 31 de diciembre al 5 de Enero en honor al Señor de la Coronación; esta festividad es de carácter regional y llegan peregrinos de diversas poblaciones del área mazahua y otomí, como son San Felipe del Progreso, El Oro y poblados de Amealco, Querétaro.

Fiesta patronal

Señor de la coronación

Romanos

Tradición que llega de Europa por la familia Chaparro y el sacerdote Luciano Martínez cuyo objetivo es danzar para la imagen del señor de la coronación con el ritmo de la música de viento, valses cuyos movimientos tienen un desplazamiento en círculo de los cuatro puntos cardinales al estilo de las danzas de los castillos reales de los reyes de Europa.

Los danzantes hombres, jóvenes y niños ataviados con ropas elegantes de terciopelo, capa larga, faldones y medias, así como arcos de flores que simulan la naturaleza del entorno donde viven, hacen su participación durante la festividad del santo patrón el Señor de la Coronación el 31 de diciembre, durante su entrada a la parroquia de San Miguel Arcángel.

Del primero al cinco de enero hacen su participación durante el despedimiento que se realiza en el templo parroquial.

Arriba

¡Comparte con tus amigos!

Clima

Calendario de Festividades

Corridas de autobuses